CONSEJITO...

Cuando conocemos y respetamos las normas de transito, nuestras vidas cambian de destino